El infierno es posible, existen aquellos que lo han experimentado sin haberlo siquiera pensado, más allá de cualquier posición filosófica/teológica(creyente, agnóstico o ateo), el infierno es posible.

Primo Levi relata de manera insuperable su estancia en el infierno, o en la sucursal del mismo: Auschwitz. Levi, químico de profesión, nacido en la región de Turín (Italia), se ve atrapado en aquel infierno por el solo “delito” de haber nacido judío. Esta radiografía sobre el dolor y la desgracia extrema te pueden dejar sorprendido en relación a cómo es que los humanos podemos sobrepasar (o violar) cualquier límite natural (inquebrantable) cuando la insania ideológica gobierna.

El relato de Levi no solo es el de un superviviente en un campo de concentración (sobre eso se ha escrito y visto mucho); es el relato preferente sobre cómo es que algunos humanos, a pesar de ser vilipendiados, vejados y reducidos a la condición de simples envoltorios, superan las desventajas materiales y espirituales para aferrarse al regalo más preciado que se puede tener: La Vida; y una vivida en dignidad (y libertad).

Los negacionistas dicen Auschwitz no ocurrió, que los millones que murieron, no murieron. Es un deber moral leer este tipo de testimonios (absolutamente a-políticos) para entender que la barbarie es posible, que el abuso más inimaginable fue posible, que la insania, sea de derecha, izquierda, o lo que sea, fue posible porque los hijos de aquel momento se entregaron a ideologías basadas en mentiras y frases populacheras.

Pero lo más notable de este libro (que no es literario) es la manera en que Levi relata su martirologio sin promover algún odio que aliente el revanchismo perpetuo. Aunque no parezca humano, Levi no odia, solamente relata que el infierno es posible, pero que el perdón sin olvido también. Al leer a Levi, fue inevitable no pensar en el maravilloso libro “Memorias de un Soldado Desconocido”, de Lurgio Gavilán, quien también relató con maestría, y sin ninguna pretensión de revancha, la terrible experiencia de haber vivido en medio de una guerra sin sentido en nuestro país. No peco de exagerado cuando digo que compartes un lugar en el olimpo de los grandes como Levi querido Lurgio.

Si quieren regalar algo esencialmente significativo esta navidad, regálense este maravilloso libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s